Foto 1El Mayor EP (r) José Luis Casas Carrión se ha convertido en un símbolo para su alma mater, sus camaradas de armas, las Fuerzas Armadas, y para el país en general.

La gran mayoría de peruanos no somos conscientes del valor de un héroe y el sacrificio que hizo por defender a la patria, llegando inclusive a perder la vida o quedar mutilados en sus enfrentamientos con los criminales asesinos de Sendero Luminoso y el MRTA, y muchas décadas atrás en batallas que nos dieron la independencia. Los conocemos por los libros de historia y los recordamos a la ligera en cada ocasión en que se celebra su inmolación, natalicio o fecha jubilar.

Sin embargo, hay héroes vivos que sobrevivieron a las heridas del ataque artero de los subversivos. Hoy no sólo reciben medallas y homenajes, sino que además son ejemplo de superación para sus camaradas de armas y para el Perú en general.

Uno de ellos es el Mayor EP (r) José Luis Casas Carrión. Conozca su historia en las siguientes líneas…

 

LA EMBOSCADA

A pocos minutos de caer la noche del 14 de abril del 2012, un padre desesperado llamaba a sus amigos en el gobierno para pedir que rescaten a su hijo, quien conjuntamente con su patrulla “Lince”, habían sido emboscados por elementos de Sendero Luminoso, después de participar en la Operación Libertad, en la provincia de La Convención, que tenía como finalidad liberar a 36 peruanos que los subversivos mantenían secuestrados.

Una serie de minas explotaron en un radio de 180 metros matando a dos militares e hiriendo a nueve, entre ellos al entonces Capitán EP, José Luis Casas Carrión, quien a pesar de tener el talón izquierdo casi destrozado, heroicamente rescató a sus hombres (y el armamento que llevaban), a fin de que no sean ultimados por los subversivos.

Luis Casas Yataco, su padre, periodista, apeló a todo el mundo. Luz Salgado, congresista, hizo el llamado en RPP esa misma noche, al igual que muchos otros colegas periodistas y políticos. Horas más tarde Casas y lo que quedaba de su patrulla fueron rescatados.

 

Foto2RENDIRSE JAMÁS

El 29 de mayo de ese año y después de ocho cirugías realizadas en el Hospital Militar, Casas es evacuado al Hospital Johns Hopkins de los EE.UU., donde intentan salvarle su pie izquierdo. Fue operado siete veces por los cirujanos más prestigiosos de ese país pero lamentablemente el daño era irreversible y el 23 de septiembre del 2014 le amputan la pierna izquierda a la altura de la rodilla. En junio del siguiente año pasa a la situación de retiro.

Casas regresa al país y recibe ofrecimientos para laborar en diferentes instituciones estatales y privadas; sin embargo, ninguna de las ofertas lo convencía ya que sentía que su sacrificio debía motivarlo para algo mejor y en beneficio de la comunidad, en especial de sus propios camaradas de armas, quienes luego de sufrir heridas de gravedad en servicio, no han podido recuperarse física y anímicamente.

Este Oficial del Ejército del Perú del Arma de Infantería tiene la especialidad de “Comando” y “Maestro de salto y caída libre-Fuerzas Especiales”. Toda su vida militar fue en operaciones de campo. Sus superiores sabían de su valor y entrega, en especial en la lucha contra el terrorismo. Por ello, Casas jamás dudó en aceptar participar en la Operación Libertad, pese a que su patrulla Lince acababa de regresar a su base militar unas horas antes de la convocatoria. Sus subordinados tampoco dudaron en seguirlo y al unísono le dijeron ¡Sí! a volver al campo.

DEPORTE

Sus ganas de rehacer su vida normal hicieron que recupere rápidamente volver a caminar con una prótesis, e inclusive supo que hasta podía correr y competir como cualquier otro deportista, pero en competencias paraolímpicas. Sus primeros entrenamientos arrojaron que tenía muy buenas marcas y por ello logra integrar la selección nacional de paraatletismo que en septiembre del 2015 (a un año de amputársele la pierna) participa en el Open Internacional Caixa de Sao Paulo - Brasil, quedando como finalista.

Ver a otros deportistas paraolímpicos como él, compitiendo con alegría, ganas de vivir, espíritu renovado y trabajando duro para ganar, fue que lo motivó no sólo a continuar sino a hacer algo más por él y por otros que tenían una discapacidad adquirida. Fue así que en diciembre del 2015 funda la “Asociación Centro Paradeportivo SIN LÍMITES”, organización sin fines de lucro cuyo objetivo es que las personas con discapacidad hagan deporte de alta competencia, competencia y recreativo para que cambien sus estilos de vida, así como reinsertarse a la sociedad mediante el deporte. Cuatro años después su organización tiene deportistas de paraatletismo, natación, vóley sentado, tenis en silla de ruedas y básquet en silla de ruedas.

Después de su primera incursión en torneos internacionales le siguieron otras. Representó al Perú en las Paralimpiadas Rio 2016 en 200 y 400 metros planos, siendo el primer peruano en competir en pruebas de velocidad en una paraloimpiada. Luego obtuvo dos medallas de oro en el Open Internacional de Ecuador, medalla de plata en el Gran Prix Internacional de Berlín – Alemania. En Abril del 2018 participó en el World Para Athletics de Sao Paulo Brasil quedando en cuarto lugar en su categoría de amputados y en Octubre del 2018 participa en el Open de Barranquilla y obtiene la medalla de plata en postas 4 x 100 metros.

Casas se convirtió entonces en principal activista de los derechos de las personas con discapacidad, luego en expositor de Liderazgo y Capacitador de Proud Paralympian de la Fundación Agitos del Comité Paralímpico Internacional, y hace unos meses en conductor de Depor Sin LIMITES, programa paradeportivo nacional que se transmite por la Red de Comunicación Regional radio televisión.

Paralelamente desempeñó cargos de importancia en la Municipalidad de Magdalena del Mar como Subgerente de Fiscalización y Sanciones y posteriormente como Subgerente de Seguridad Ciudadana. Actualmente es coordinador administrativo de la Gerencia de Seguridad Ciudadana en la Municipalidad de Surco.

Foto 3RECONOCIMIENTOS

El 18 de febrero del 2016, el mayor Casas fue condecorado por el Comandante General del Ejército, Luis Ramos Hume, con la medalla al Combatiente, Andrés Avelino Cáceres por su accionar en la operación Libertad, y lo puso como ejemplo para la institución y el país, pues no sólo es un sobresaliente militar sino, además, Magister en Docencia Universitaria y Gestión Educativa, Licenciado en Educación y Licenciado en Ciencias Militares con mención en Administración, especialización en Dirección y Gerencia de Seguridad y Recursos Humanos; y sólidos conocimientos en Gestión Pública.

La Municipalidad Distrital de Canayre, provincia ayacuchana de Huanta, ubicada en el VRAEM lo reconoció por su participación en el desarrollo y pacificación y del Comando de Salud del Ejército. Ha sido nombrado embajador de los derechos de la salud de las personas con discapacidad, reconocimiento dado por SUSALUD. El 9 de diciembre del 2016 fue condecorado por su institución con la Medalla Ejército del Perú, condecoración dada a personajes civiles que contribuyen al Ejército en su misión.

En julio del 2018 el Congreso de la Republica le otorga el Premio Nacional “Inclusión Perú”, por su labor en favor de los derechos de las personas con discapacidad, ya que en su Asociación Sin Límites apoyó a civiles y militares a través del deporte para olímpico.

En momentos que el país requiere conocer valores y ejemplos a seguir, es importante revelar el caso de José Luis, quien proviene de una familia con militares en su árbol genealógico. Todos ellos lo han apoyado siempre, en especial su hermano, el Mayor EP, Carlos Casas Carrión, con quien ingresó a la Escuela Militar de Chorrillos en 1998, y que hoy sigue en servicio.

Para palabra nos solo es una obligación hacer referencias de personajes como el descrito sino sirva para agradecer al Mayor EP (r) José Luis Casas Carrión su incorporación a este portal donde lo tendremos, vía su columna, próximamente.