Efraín Gómez Pereira
Escrito porAuthor: Efraín Gómez Pereira
Periodista agrario

Efraín Gómez

La tremenda crisis ocasionada por la emergencia a causa del COVID-19, ha revelado una serie de debilidades en el país. El gobierno, a través de sus diversas instancias emplazadas a atender el tema, ha fracasado en razón de los lamentables resultados.

Miles de contagiados, miles de muertos, sistema de salud colapsado y en crisis permanente. Las compras de insumos urgentes, a destiempo o mal hechas destaparon una pandemia enquistada en la burocracia nacional, en la dirigencia política: la corrupción. Perú entre los países con mayores niveles de contagiados y la ola sigue creciendo, a contracorriente de las inexistentes “mesetas” oficialistas.

La improvisación gana hasta el momento. Un gobierno que no supo priorizar la salud sobre la economía, o la economía sobre la salud. Ese debate estuvo ausente en las decisiones. Encerrar a millones de peruanos, sin capacidad de agenciarse el día a día, tratando a todos como iguales, generó un “golpe de estado” del pueblo, que ante la necesidad de priorizar entre el hambre y el encierro, se zurró en las medidas de emergencia y ganó las calles, en busca del pan. Adiós protocolos, chau precaución. Descontrol a todo nivel.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), solo en Lima Metropolitana, entre marzo y mayo, meses de cuarentena, se perdieron 2.3 millones de empleos, poco menos del 50% de los empleos formales registrados. La correlación a nivel nacional, debe ir por ese margen, al que se suma el drama del 70% de peruanos que generan sus ingresos bajo la informalidad.

Ante esta situación, el gobierno intentó algunas acciones, como las canastas y bonos, para paliar el hambre. No tuvieron efecto, no llegaron a todos y se convirtieron en combustible para la corrupción ya destapada por la Contraloría General de la República.

Para “asegurar la continuidad en la cadena de pagos, otorgando garantías a las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas a fin de que puedan acceder a créditos de capital de trabajo, y puedan cumplir de esta manera con sus obligaciones de corto plazo con sus trabajadores y proveedores de bienes y servicios”, creó el programa Reactiva Perú.

“Es un programa sin precedentes en nuestro país, que tiene como objetivo dar una respuesta rápida y efectiva a las necesidades de liquidez que enfrentan las empresas ante el impacto del COVID-19”, dijo el gobierno al destinar S/ 60,000 millones en garantías, para que sea administrado por el sistema financiero.

Hasta mayo, Reactiva Perú entregó 71,555 créditos a personas naturales y jurídicas de todo el país a través de los principales bancos y cajas municipales. El desembolso fue de S/24 mil millones. El programa cubre las garantías desde 80 a 98% del crédito, con un tope de S/10 millones.

Lima concentra 35,451 créditos, por S/17 mil millones; Arequipa y La Libertad S/1 mil millones; Callao S/933 millones, Lambayeque S/494 millones; Cusco S/407 millones. También Pasco S/45 millones, Huancavelica S/13 millones.

El rubro que acapara la mayor cantidad de créditos y montos, es el de Comercio con 30,212 préstamos que suman S/9 mil millones; Industria Manufacturera 8999 créditos por S/4 mil millones; Inmobiliaria con 8492 créditos por S/3 mil millones. También hay dos créditos de S/500, 15 de S/1000 y 8320 hasta de S/ 10 mil.

Créditos tope

Al amparo de la flexibilidad y poco control del Ministerio de Encomia y Finanzas (MEF), los bancos entregaron 532 créditos de S/ 10 millones, a empresas grandes entre clínicas, exportadoras, medios de comunicación, construcción, comercio, industria manufacturera, minería, universidades. Muchas de estas grandes, se olvidaron de los compromisos y despidieron en masa, sin piedad o en el modo “suspensión perfecta de labores”, a sus trabajadores.

De este grupo de los S/10 millones, 423 créditos fueron entregados en Lima, 26 en Callao, 23 en La Libertad, 17 en Arequipa, 13 en Piura, 8 en Ica, 5 en Lambayeque; 2 en Cajamarca, Cusco, San Martín, Tacna y Ucayali; 1 en Puno y Junín.

Esta deficiencia lindante al escándalo fue destapado por los medios. El portal Ojo Público, reveló una a una, con nombre propio, a estas empresas, lo que obligó al MEF a intentar mecanismos de flexibilización para que los beneficios alcancen a micro y pequeñas empresas, que son las que más padecen en esta emergencia.

Solo por citar, el Grupo El Comercio, a través de sus diferentes empresas recibió S/38 millones. Aun así, este diario despidió a un centenar de trabajadores.

El Grupo San Pablo, que cuenta con una cadena de 11 clínicas, el Instituto de Educación San Pablo y cinco hoteles marca Aranwa, recibió S/ 59.9 millones de Reactiva Perú, según da cuenta el portal Gato Encerrado.

Empresas, grupos o estudios investigados por lavado de activos y corrupción, también recibieron de esta piñata llamada Reactiva Perú.

¿Y en el sector agrario?

En el rubro Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura, Reactiva Perú entregó S/ 1,215 millones destinados a 1431 personas naturales o jurídicas. Hay créditos desde un solitario y angustioso de S/1,083 en Lambayeque, hasta un buen grupo de S/10 millones, en diferentes regiones.

Son 32 empresas agroexportadoras que accedieron a préstamos de S/10 millones. Estas son Agrícola Pampa Baja, Cenfrocafe, Agrícola Don Ricardo, Agropecuaria Río Bravo Hermanos, Complejo Agroindustrial Beta, Agroaurora, Avícola Yugoslavia, Chimú Agropecuaria, El Rocío, Hortifrut  Perú, Hortifrut-Tal.

Molino La Perla, Plantaciones Del Sol, Agrícola Andrea, Agrícola Santa Azul, Agro Inversiones Los Abedules, Agrovisión Perú, Ed&F Man Volcafe Perú, Ghcorp, Granja Rinconada del Sur, Grupo Santa Elena, La Calera, Redondos, San Fernando, San Miguel Fruits Perú, Sociedad Agrícola Saturno, Técnica Avícola, Don Pollo Loreto, Ecosac Agrícola, El Pedregal, Sociedad Agrícola Rapel.

Según el portal Gato Encerrado, hay empresas que le sacaron la vuelta a este rubro, como las agroexportadoras Perales Huancaruna o Danper Trujillo, que figuran en el grupo de Industrias Manufactureras.

En Lima se entregaron 14 créditos de S /10 millones, La Libertad 7; Piura, Ica 3; Cajamarca 2; Arequipa, Lambayeque, Loreto y San Martín 1. El BCP entregó 16 créditos, Interbank 7, Interamericano 3, Scotiabank 3, BBVA 2, Pichincha 1.

Es de esperar que el MEF y la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) pongan los candados necesarios para que estos créditos, sobre todo de los grandes, sean devueltos en los plazos establecidos; aunque el natural temor a la “criollada” de nuestra clase empresarial, nos hace pensar que estos serán cubiertos por las garantías del Estado; es decir, con la plata de todos los peruanos. Así no juega Perú.